Sobre la Red

La Red busca promover un espacio de intercambio y trabajo conjunto entre investigadores e investigadoras que se dedican al estudio de la violencia y la cuestión criminal en la Región Iberoamericana. El objetivo central de este espacio es avanzar en la comprensión y en miradas conjuntas sobre estas problemáticas tan acuciantes para la región, intentando fundamentalmente complementar capacidades y recursos de investigación existentes entre los diversos equipos de investigación de las distintas Universidades.

La conformación de Red se justifica en la inexistencia de un espacio institucionalizado de intercambio para el estudio de la cuestión criminal en la región. Dada la complejidad de la problemática, entendemos que es preciso crear un espacio transdisciplinar que permita aunar esfuerzos y producir miradas conjuntas sobre estas temáticas. Un espacio que, además, pueda captar la amplitud y las múltiples aristas de nuestro objeto de estudio: las formas de violencia institucionalizadas tanto como las no institucionalizadas, el funcionamiento del sistema penal, el delito simple y complejo, las diversas intervenciones de las organizaciones de la sociedad civil en torno al problema de la violencia, etc. La existencia de la Red dará más visibilidad a las diversas producciones que se vienen realizando en la región hace ya varios años, generando así la difusión y transferencia de los mismos. Al mismo tiempo, la Red proporcionará un marco de referencia para todos sus miembros, muchos de los cuales ya vienen colaborando en diversos proyectos.

A nuestro entender, investigar el problema de la violencia y la cuestión criminal en nuestra región es clave a la hora de ofrecer herramientas para promover, al menos, cuatro objetivos fundamentales de la Agenda 2030:

  • En primer lugar, para fomentar la existencia de sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, que faciliten el acceso a la justicia para todos y que estén basadas en el respeto por los derechos humanos.
  • Luego, para promover la igualdad de género, y también reducir las desigualdades —cabe recordar que las mujeres y las minorías sexuales, sobre todo de los sectores más desfavorecidos de la sociedad, son quienes en nuestros países más sufren la violencia en sus distintas formas.
  • Además, para impulsar alianzas y consensos entre los distintos sectores de la sociedad que permitan lograr los objetivos planteados anteriormente.